Cómo reformar tu casa y no morir en el intento

Cómo reformar tu casa y no morir en el intento

Cómo reformar tu casa y no morir en el intento

Darle un aire nuevo a tu hogar siempre es sinónimo de ilusión y entusiasmo. Sobre todo cuando vemos los resultados. Pero a veces, en medio del camino, se entrecruzan los nervios, el agotamiento, el pesimismo… Te explicamos algunos trucos sobre cómo reformar tu casa y no morir en el intento.

En esta fase, es muy importante no dejarse llevar por la impaciencia, algo que conseguirás si sigues los trucos que desde Pulido Decoración te traemos para reformar tu casa y no morir en el intento.

 

Cómo afrontar una reforma

 

Lo primero de todo es hacer una buena planificación, tanto en plazos como en presupuesto. Es importante organizar bien las fechas, pero sin ser demasiado estrictos para poder tener margen de maniobra si surge algún imprevisto.

De la misma forma, es importante reservar una pequeña parte del presupuesto para esos gastos adicionales que puedan surgir. Y no salirse del plan establecido porque se nos ocurra un cambio a mitad de la obra.

También es fundamental elegir un buen equipo de profesionales con experiencia demostrada para que nos asesore y nos guíe en esta labor. Es recomendable pedir varios presupuestos para comparar y solicitar que estén bien detallados. Esto es, que incluyan información sobre materiales, calidades, fecha de inicio y fin de obras…

Además, es interesante que apostemos por hacer una reforma total y no poco a poco,  ya que así ahorraremos costes. Tampoco debemos olvidarnos de contar con todos los permisos necesarios para realizar la obra.

 

Coger ideas

 

Hoy en día tenemos a nuestra disposición infinidad de blogs, webs e incluso redes sociales en las que podemos encontrar ideas para decorar nuestro hogar, informarnos de las tendencias, de los tipos de materiales que podemos utilizar, trucos… ¡No desaprovechéis estos canales!

Asimismo, reformar nuestra casa no significa deshacernos de todos los muebles que tenemos. Si no te gusta su aspecto porque crees que se ha quedado un poco anticuado, existen muchas posibilidades para darles un lavado de imagen: la pintura de tiza, el vinilo, etc.

Además, ya que nos vamos a exponer a una reforma, una buena idea es apostar por la eficiencia y cuidar el planeta. En un principio supondrá una mayor inversión, pero a la larga agradeceremos el ahorro. Entre muchas cosas, podremos mejorar el aislamiento con ventanas de pvc, la eficiencia energética, renovar las instalaciones de agua, gas, electricidad…  Además la mayoría de comunidades autónomas ofrecen ayudas o ventajas fiscales para realizar este tipo de obras.

Por último, no debemos olvidarnos de aquellos que nos rodean. Es fundamental avisar a nuestros vecinos de lo que se nos viene encima. Ellos también sufren los ruidos, el polvo, la suciedad… Y encima no obtienen ningún beneficio a cambio. Por eso es importante ser amables con ellos e intentar llevar con la máxima armonía posible todo el trámite.

 

Conclusiones

 

Por fin sabes cómo reformar tu casa y no morir en el intento. Si sigues todos estos consejos, unidos a altas dosis de paciencia, energía e ilusión, las obras pasarán más rápido de lo que piensas y sin ningún susto inesperado. Te prometemos que cuando veas los resultados, el resto se te habrá olvidado. ¡Suerte!

No Comments

Post A Comment